Entrenamiento visual

Como cualquier otro musculo nuestros ojos necesitan un ejercicio que si lo realizamos a diario, mejorará bastante nuestra salud visual.

Un buen entrenamiento de la vista nos ayuda a tenerla en forma y así prevenir problemas futuros de visión. Ejercitarla va bien para las actividades de coordinación entre el cuerpo y la vista, siendo beneficioso, también para nuestra mente.

La llamada “gimnasia ocular” puede realizarse todos los días gracias a unos sencillos ejercicios que nos quitan solos unos pocos minutos diarios. Para realizar dichos ejercicios deberemos adquirir una posición cómoda y realizar el movimiento solo con los ojos, intentando no mover la cabeza a la vez.

Recomiendan practicar ejercicios distintos para las personas que tienen miopía, astigmatismo o vista cansada. Aquí unos ejercicios según la afección que padezca:

  • Cataratas y PresbiciaSentado/a sobre una silla, mantenga su vista en dos puntos, uno lejano (puede enfocar su mirada en cualquier objeto) y otro cercano, como uno de los dedos de su mano. Vea ambos puntos, alternando los objetos que haya escogido. El ejercicio cerca-lejos vuelve flexible el músculo siliar al contraerse y relajarse.
  • Miope o Hipermétrope: Realizar movimientos horizontales, verticales, diagonales y en circulos repetidamente así se alivian los problemas de refracción de los ojos. 
    oculares2-300x211 oculares1-300x200

     

  • Astigmatismo: Enfoque su vista al extremo derecho y luego cambie hacia el izquierdo. Luego mire hacia arriba y después hacia abajo.
  • Para prevenir el Pterigión, una carnosidad que nace en el ángulo interno del ojo, debe realizar una combinación entre parpadear y controlar el parpadeo, es decir fijar la mirada en un punto, parpadear, volver y fijar la mirada y de nuevo parpadear. Recuerde que cada vez que parpadea, lubrica sus ojos.
Recomendaciones:
  • Adoptar una postura cómoda en la cual los glúteos se apoyen en el piso y la columna vertebral se encuentre erguida.
  • Mantener el ritmo respiratorio natural y tranquilo.
  • Permanecer lo más relajado posible.
  • Al hacer los movimientos de los ojos, evitar mover la cabeza.
  • Entre cada ejercicio, parpadear para limpiar y lubricar la superficie del ojo. Realizar los movimientos lentamente, forzando un poco en cada ejercicio hacia los extremos, para hacer trabajar los músculos en su máxima extensión.
  • Al tiempo de realizar los movimientos, tratar de observar todos los detalles de los objetos, como distancias, formas, colores, texturas, etc., evitando que el movimiento sea mecánico.
  • Y por supuesto, si se tiene alguna duda, seguir los consejos del óptico titulado.