Sequedad ocular

La sequedad ocular, es un síntoma ocular que  si no se trata, puede acabar por producir lesiones en la conjuntiva y la córnea.

 

La sequedad ocular, es desagradable y a veces puede llegar a ser dolorosa. Una de las causas posibles de esta sequedad, es la deficiencia de la glándula lagrimal que hace que nuestros ojos pierdan la humedad normal al que estamos acostumbrados. También existen otros factores como pueden ser los medio ambientales, enfermedades y algunos medicamentos. También el estrés y las largas horas delante de la televisión u ordenador pueden causar esta sequedad.

Durante las vacaciones también, podemos vernos afectados por estos síntomas, ya que, en las zonas turísticas suelen tener gran cantidad de cloro en sus piscinas.

 

Sintomas

Los síntomas son escozor, picor y la sensación de tener algo en el ojo que nos araña el globo ocular. Cada vez existen más personas que sufre sequedad ocular regularmente.

 

¿Cómo se humedecen los ojos?

Para comprender mejor que le sucede a nuestros ojos, es necesario aprender como naturalmente se hidrata nuestros ojos.

El flujo lagrimal es segregado a través de los conductos lagrimales y es repartida en cada pestañeo. Este flujo contiene cloruro de sodio, glucosa y proteína. Al repartirse se crea una película que impide la entrada objetos extraños,  hidrata el ojo y proporciona oxigeno a los mismos.

Existen dos posibles razones por las cuales la película lagrimal no cubre completamente los ojos: que los conductos lagrimales no estén produciendo suficiente flujo, o que la composición del flujo presente problemas.

 

Tratamiento

Las llamadas, “lagrimas artificiales”, son posible la mejor solución para estos síntomas.

Sirve como sustituto al flujo lagrimal y suelen venir presentados en mono-dosis, se aplican sobre el saco conjuntival. Luego se debe cerrar ojo y realizar pequeños movimientos circulares para expandir uniformemente la lagrima.

Aún así, puede ser necesario un tratamiento mas intensivo, y para ellos disponemos de los geles. Estos geles dispone de todas las ventajas de las lagrimas artificiales liquidas, y además añade dos compuestos importantes:

  • Carbómero: Que hidrata y alivia
  • Dexpantenol: Que favorece la regeneración y la rápida curación.

 

Actualmente ya disponemos de dichos geles en ótpicas y no hace falta receta médica para su compra o aplicación. Estos geles son aplicados de las misma manera que las lagrimas artificiales tradicionales, pero es recomendable aplicar antes de dormir para que su acción se produzca durante el sueño y el efecto dure todo el día.